Un invierno en Altea

collage-entrada-blog-inviernoAltea, cualquier estación del año te sienta bien!

Estamos en el recién inaugurado mes de diciembre y lo cierto es que afortunadamente para algunos, y desafortunadamente para otros, las lluvias en las últimas semanas de noviembre y lo que acontece de diciembre están siendo las verdaderas protagonistas del territorio levantino, además de estar presentes en otras partes de España. Es lógico pensar que el invierno trae consigo este tipo de fenómenos climatológicos de manera más habitual que durante el resto del año, pero la realidad es que en esta zona las lluvias son cada año insuficientes y que este año esté lloviendo más de lo habitual, no para todos trae consigo las mismas consecuencias….por un lado nos encontramos al sector turístico echándose las manos a la cabeza, desconcertados e inquietos por qué muy lamentablemente extendido, está aquello de que a esta zona se viene a disfrutar casi únicamente del sol los 365 días del año y es así como la mayoría de personas conciben el levante, como un lugar de sol y playa (y solo eso). Reitero lo de lamentable y voy más allá explicándolo… No podemos negar que toda zona de costa mediterránea, y en particular la nuestra, la levantina, goza de un clima envidiable la mayor parte del año, más aún si lo comparamos con otras comunidades autónomas dentro de nuestro país, y directamente no contemplaremos ni compararlo con otros países, así que visto de este modo, de ahí viene el tan extendido y proclamado tópico de que el sol aquí está cada día del año…ahora bien, no es así a pies puntillas…a los hechos me remito señores! la verdad es que lo de este año es algo más extraño que habitual, pero siempre hay alguna lluvia, tan necesaria, que nos viene a visitar cada año.

Ahora bien, el levante es mucho más! y aunque somos conscientes de que el mayor reclamo es el clima…desde aquí hago un llamamiento a todo aquél que única y exclusivamente visita esta zona para ir a la playa, tomar el sol y una rica cerveza fresca en una terraza…

Altea es más! Es mucho más!

Las sensaciones que se transmiten al pasear por el casco antiguo son casi más fuertes e intensas un día en dónde las nubes negras acechan cada rinconcito de las encaladas casas blancas, dónde a lo lejos asoma un horizonte tenue, que se desvanece con la niebla y que amenaza con mojar cada uno de los cantos rodados que impregnan cual alfombra cada metro de la empinada Altea….el blanco es más blanco y el color de los claveles que asoman por los balcones, más intenso en un día dónde el protagonista eres tu, o tú y la persona o personas que llevas de la mano…y no la lluvía y no el sol, ni siquiera el magnífico enclave…! y nos olvidamos…nos olvidamos de que perderse por rincones mágicos en cualquier punto de la geografía mundial nunca debe verse empañado por unas gotas de lluvia.

Los días de invierno en los que el mar está enfurecido y rompe con fuerza cada ola como si fuese la última, tomarse una taza de café caliente en una terraza del paseo marítimo y observar ese espectáculo probablemente sea uno de los placeres invernales que mejor definen con qué poco podemos disfrutar de lo que nos rodea.

Además de lo que todos podéis averiguar con varios clicks acerca de qué ver o hacer en Altea en cualquier época del año, actividades tales cómo asistir a un concierto al aire libre o en nuestro fantástico auditorio, disfrutar de una obra de teatro o una exposición, también existe la posibilidad de visitar localidades cercanas que gozan de otros atractivos paisajes, oferta cultural o gastronómica, como es el caso de algunos pueblos de montaña como Castell de Guadalest (visita obligada), Benimantell, Confrides, entre otros, que se encuentran a solo media hora de nosotros, dónde poder disfrutar de una rica cocina tradicional, con ingredientes de cultivo propio, todo ello al lado de un gran fuego después de haber estado haciendo una ruta de senderismo (para todos los gustos) o simplemente paseando por la zona.

Recordad que no siempre únicamente hay que alimentar el estómago, en ocasiones alimentar el alma…los sentidos….las emociones y dejarse llevar es igual o más satisfactorio y placentero.

¿Os gusta la historia y la arqueología? en cada localidad de esta zona costera existen antiguos asentamientos íberos, romanos, fenicios, etc o restos aún vivos de la que fue una de las culturas más importantes en cuanto a herencia para nosotros, la árabe. Muchos de ellos se pueden visitar de forma gratuita y otros haciendo una pequeña aportación que en la mayoría de los casos va destinada a la conservación o restauración de dicho patrimonio. Cada vez más, van saliendo a la luz más y más muestras de lo importante que era esta zona en la península, por la cantidad de asentamientos construidos en puntos estratégicos, que hoy nos enseñan tantas cosas de cómo y a qué vinieron nuestros antepasados a dejar su legado. La evidencia más notoria de ello es Vila Museu, museo ubicado en la cercana localidad de La Vila Joiosa,(a 20 km de Altea) que recoge muchísimas pruebas tangibles de lo arriba expuesto. Probablemente uno de los más importantes museos del panorama nacional en su categoría, dónde se encuentran millones de piezas halladas en dicha localidad poseedora de un rico patrimonio arqueológico que ha dado lugar a estudios e investigaciones de importante relevancia histórica. Aprovecho para decir que merece mucho la pena dar un paseo por el casco antiguo y paseo marítimo de esta localidad La Vila Joiosa, con sus características casas de colores, emblema de la ciudad. Además si sois fans del chocolate, os daré un dato, aquí hay tres fábricas! si, habéis leído bien….tres fábricas de chocolate! la más conocida, Chocolates Valor a la que siguen Chocolates Pérez y Chocolates Clavileño. Se pueden visitar e incluso acceder al museo del chocolate en el caso de Valor. Aunque en el resto siempre encontraréis personal muy amable que aunque de una manera más humilde,  os enseñarán la fábrica y explicarán los datos más reseñables de los procesos. También hay tienda dentro de las propias fábricas y siempre puede ser un buen recuerdo de la zona llevarse unos ricos chocolates para uno mismo o para la familia.

Podría estar horas escribiendo sobre qué hacer o visitar en la zona y particularmente en Altea, tal vez se me esté viendo el plumero, si, soy de Altea, y es por ello que tal vez no hayáis tenido la versión más objetiva que exista de describir una oferta invernal alternativa a la del verano o complementaria por qué no…

Altea es gastronomía, es arte, es cultura…y desde luego es sol, pero también es lluvia, y siempre es igual de bella!

Abaco

 
Comments are closed.